"R" me hiciste crecer ¡Gracias!

¡Te toca! ¿Qué quieres decirle al mundo? Este mensaje ha abierto la “puerta de los truenos” en mi interior. ¿Porqué no? ¿Porqué no decirle, incluso tanto tiempo después, y sin la certeza de que vaya a enterarse, todo lo que significó? ¿Porqué no hacerlo a través de una red donde el desahogo social, político, cultural o personal se valoran sobre todas las cosas? ¿Porqué no en esta plataforma que conocí a través de él? ¿Porqué no enarbolar una bandera pro-amor?

Fue un flechazo, en una tarde/noche lo tuvimos bastante claro los dos. Mi primer amor. Me hiciste sentir vivo, deseado, seguro y completo.... compartimos momentos intensos y nimios, otros serios o divertidos, creatividad y falta de inspiración, penas y alegrías e ¡incluso aplicaciones Android! Supongo que como cualquier pareja.

Aunque apenas nos llevábamos pocos años, en grados de madurez nos diferenciaban kilómetros y eso hizo que todo flaqueara. Asumo que tuve yo la culpa, por supuesto, pero quiero pensar que es parte del proceso vital. Una evolución, un avance y un paso adelante. Gracias a ti crecí sentimentalmente, aprendí de mis defectos y comencé a derretir ese corazón que decías que tenía de hielo. Este ocaso glaciar llegó. No hablo desde la tristeza de un anhelo basado en el mantra “cualquier tiempo pasado fue mejor”; si no desde el conocimiento de que el destino nos tiene reservados muchos reveses.

Hoy, que llevo muchísimo tiempo sin saber de ti, que nos separan seguramente cientos de kilómetros y experiencias, me encantaría poder volver a darte un abrazo... incluso un beso íntimo, no desde el bonito recuerdo, el amor encasquillado, ni desde el deseo físico (aunque soy de los que piensan que “donde hubo ascuas....”) si no desde el agradecimiento por removerme por dentro, en aquel momento siendo motivo de muchos pesares que luego se convirtieron en triunfos emocionales.

Pero no creáis que todo esto se trata de una mera historia personal. Quiero hablarle a él, pero también a todos vosotros. Quiero hacer un alegato a favor de amar y dejarse amar. No cerréis vuestras puertas a los sentimientos incluso aunque puedan heriros o desconquijar vuestra vida. No hablo sólo del amor de pareja, también es amistad, es compromiso, es unión y adquiere mil formas más. ¡Disfrutemos de él! Tenemos que descubrir y potenciar todos esos sentimientos que incluso creíamos que no podrían existir. Yo no lo supe disfrutar y lo perdí. Hay miles de crisis en este puto mundo, pero no dejemos que la haya en nuestros sentimientos hacia los demás. "R" me hiciste crecer ¡Gracias!

Manuel
desde Granada
@Eclechico



¡Subscríbete!

Mejor no, este experimento acabó hace mucho tiempo... :)